blogfactoring

FACTORING: ¿Qué es y cómo utilizarlo?

Probablemente ya hayas escuchado el concepto en algún lugar, pero a lo mejor aún no tengas muy claro qué es el FACTORING y cómo puedes implementarlo en tus negocios. Desde la década de los 80, este producto ha ido situándose de a pocos en el mundo financiero de los emprendedores como un aliado muy eficaz, y aquí te explicaremos por qué.

¿QUÉ ES EL FACTORING?

El factoring, también conocido como factoraje, es un tipo de financiamiento a corto plazo, que permite a las empresas obtener liquidez a través de la cesión de los derechos de cobro; esto quiere decir que la empresa proveedora recibe de manera anticipada el dinero que le debe su cliente, al ceder la cobranza de sus facturas por un porcentaje de comisión.

Esta herramienta financiera supone una gran ayuda para tu empresa, ya que contar con el efectivo de esos pagos antes de los 30, 60 o 90 días habituales permite obtener capital de trabajo para continuar con la operatividad del negocio; ya sea para pagar sueldos, abastecerse, invertir en crecimiento, etc.

Contar con el efectivo de esos pagos antes de los 30, 60 o 90 días habituales permite obtener capital de trabajo para continuar con la operatividad del negocio.”

¿CÓMO UTILIZAR ESTA HERRAMIENTA?

Supongamos que le brindas tus servicios a una empresa que produce ganancias altas para el desarrollo de tu negocio; sin embargo, la fecha de pago es dentro de 60, 90 o más días ¿Dejarías pasar la oportunidad de trabajar con una compañía que te traerá tantos beneficios? ¿Detendrías tu productividad mientras esperas sus pagos?

La respuesta correcta es optar por el FACTORING. Recuerda que con esta alternativa de financiación, la empresa traslada y adelanta la cobranza pendiente de sus facturas a su favor y a cambio obtiene el pago de manera inmediata.

Si necesitas liquidez, puedes vender tus facturas a una empresa de factoring. Las facturas son evaluadas y, si cumplen con los requisitos, la empresa te transfiere el dinero correspondiente, luego de la aprobación de la pagadora mediante CAVALI. El monto suele ser el total de la factura menos la comisión del servicio.

Es importante recalcar, que de esta manera, cedes a la empresa de factoring, la propiedad de la factura y la potestad para exigir el pago correspondiente.

Hoy más que nunca, el desarrollo y crecimiento de tu empresa dependen de su productividad. Por ello, es importante que conozcas un aliado financiero que te ofrezca la liquidez inmediata que necesitas y te libere de gestiones engorrosas como la cobranza, con un proceso rápido y ligero.