blogfactoring

¿Por qué el Factoring es la mejor opción para tu empresa?

Para las pequeñas empresas, la falta de liquidez es la principal causante de su decrecimiento o del cierre total de sus operaciones. Por eso, las entidades bancarias crearon programas de financiamiento especialmente para apoyar a este sector empresarial; pero no cambiaron el modelo habitual de evaluación; lo que en muchos casos impide que las mypes califiquen para obtener el capital que necesitan.

Cuando un empresario recurre a un banco, estos valoran la solvencia de él y de su empresa; es decir, si tiene capacidad de pago; así como su historial financiero y las deudas existentes, entre otras cosas. Dicha evaluación, ha quedado obsoleta frente a las nuevas exigencias que surgen en la actualidad. Así, el factoring significa una alternativa más ajustada a la necesidad de nuestros emprendedores peruanos.

LOS PRINCIPALES BENEFICIOS DEL FACTORING

En el factoring, la evaluación está dirigida a verificar el historial de pago y la solvencia de la empresa pagadora. Al optar por este tipo de financiamiento, las pequeñas y medianas empresas pueden negociar sus facturas sin inconvenientes, y esto les permite obtener el capital de trabajo a corto plazo para impulsar su productividad.

LIQUIDEZ INMEDIATA: El plazo medio de pago real entre empresas es de unos 90 días aprox, y esto impide obtener el capital de trabajo que tu negocio requiere. Por ello, las pymes tienen la opción de negociar sus facturas comerciales, y de esta manera disponer de la liquidez necesaria para poder funcionar.

CERO ENDEUDAMIENTO: El factoring no es un préstamo, por tanto, no genera ninguna deuda en el sistema financiero. De esta manera, logras mejorar la posición financiera de tu empresa, al evitar endeudarte a largo plazo.

ALIGERA LAS COBRANZAS: Al ceder las facturas, tercerizas la gestión de cobro a especialistas; y de esta manera te liberas de la carga operativa que significan las cobranzas, para enfocarte exclusivamente en el giro de tu empresa.

EVALUACIÓN ADECUADA A TUS NECESIDADES: La evaluación que realiza una empresa de factoraje está enfocada en la empresa deudora (quien pagará la factura). Por eso, es una alternativa de financiación muy conveniente para nuevas y pequeñas empresas. Así, en caso no cuenten con historial financiero, deudas anteriores o tengan una línea de crédito al límite, igual podrán acceder al financiamiento.

PROCESO FÁCIL Y RÁPIDO: En comparación con los bancos, el procedimiento de una empresa de factoring es mucho menos engorroso, poco papeleo y atención más rápida. De esta manera, se puede cubrir la necesidad de inmediatez de las empresas.

FLUJO DE CAJA: El factoring es una fuente de financiamiento que crece con las ventas, es decir, a mayor ventas, mayor opción de financiar y obtener efectivo; lo que permite satisfacer de manera constante la demanda.

Un plus es que, al realizar factoring, podrás contar en todo momento con el apoyo de expertos que se convertirán en tus aliados financieros. Te ayudarán a analizar tu cartera de clientes y así recomendarte con quienes es seguro que sigas trabajando.

El factoring, como todo, tiene sus pro y sus contras. Pero, definitivamente es una herramienta necesaria en la financiación de las empresas, y que es indispensable conocer.